lunes, 15 de septiembre de 2014

Crema de calabaza al horno


















Crema de Calabaza al Horno. Hace algún tiempo publiqué una receta de crema de calabaza muy fácil de preparar. Solo había que saltear algunas verduras (puerro, patata, zanahoria y cebolla), cocerlas un poco y ya tenías tu crema calentita y lista para degustar.
Era una receta realmente sencilla pero es que la receta que veremos hoy es ….. “más fácil todavía” y además, para mi gusto, está mucho más buena ya que el sabor de la calabaza al horno resulta mucho más intenso.
Así qué si te apetece tomar algo calentito, que no te ocupara casi tiempo en la cocina y que además queda muy rico no dejes de probar esta crema de calabaza al horno. ¿Te anímas? ….. a la cocina ;)
Ingredientes para hacer Crema de Calabaza al Horno (para 4 personas):
  • 1 kilo y cuarto de calabaza (yo usé de la alargarda)
  • 1 cebolla grande (unos 200-250 gramos)
  • 4 cucharadas de queso parmesano rallado (unos 40 gramos)
  • 1 vaso y medio de agua (unos 375 ml)
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 cucharada pequeña de sal
  • Una piza de pimienta negra molida (opcional)
Receta para hacer Crema de Calabaza al Horno (para cuatro personas):
  1. Pon el horno a calentar a 200ºC. Pela la calabaza y la cebolla. Corta la cebolla por la mitad.
  2. Corta la calabaza en trozos de unos 2 o 3 centímetros de lado y ponlos en un cuencogrande. Añade tres cucharadas de aceite, la sal y la pimienta. Mezcla con una cuchara para que se impregne bien la calabaza.
  3. Forra una bandeja de horno con papel de hornear y reparte bien la calabaza por la bandeja procurando que no se amontone.
  4. Coloca las dos mitades de cebolla en la bandeja con el lado del corte hacia abajo. Reparte por encima de los dos trozos de cebolla la cucharada de aceite de oliva que nos queda.
  5. Mete la bandeja en el horno y deja que se horneen las verduras durante 35 minutos.
  6. Cuando las verduras estén listas calienta el agua. Pon las verduras en un cuenco grande y añade la mitad del agua. Bate bien con una batidora de brazo y añade poco a poco más agua caliente hasta que se quede a tu gusto (más o menos espesa).
  7. Por último prueba la crema por si tienes que añadir un poco más de sal o pimienta. Sirve en cuencos o platos y añade un poco de queso parmesano ralladopor encima. Y eso es todo. Fuera de la cocina y a comer!!!
A comer:
Como habrás visto es una receta fácil de verdad. Pelas la calabaza y la cebolla, la cortas, la metes en el horno y luego solo te queda triturar.
Para esta crema usé una calabaza alargada (en la foto se ve un poco) pero puedes usar una calabaza de las redondas sin problemas ;)
La cebolla se hace antes que la calabaza, por eso la dejamos en dos trozos y así aguanta bien sin quemarse hasta que la calabaza está asada. Tenlo en cuenta por si tienes la tentación de trocear más la cebolla.
El queso parmesano aporta un punto extra de sabor a la crema pero también aporta un poco más de sal a la receta. Así que tienes que tenerlo en cuenta a la hora de rectificar el punto de sal de la crema, no pongas la crema demasiado sabrosa porque luego con el queso puede quedarte un pelín salada.
Por cierto, si no tienes queso parmesano puedes usar cualquier cotro queso curado con saborcito, como un manchego que queda de lujo!!

jueves, 23 de enero de 2014

A partir de hoy seleccion de recetas sanas

Hace ahora un año empece a hacer deporte y a perder peso. Sigo haciendo deporte 4-5 dias por semana y quiero acompañarlo de buenos habitos alimenticios. Para ello buscare recetas sanas factibles y apetitosas y las ire recopilando para que me sea facil buscar algo saludable directamente en mi blog, como cuando antiguamente se recortaban recetas y se guardaban en una carpeta con gomas.
Tambien recientemente estoy sensibilizandome mucho con los excesos de la industria alimentaria y intento huir de productos elaborados, busco lo mas autentico, saludable, proximo posible. Tengo una pequeña huerta que tambien me ayuda a sentirme mas cerca de lo autentico mas ecologico mas integrado en el ecosistema.
Tambien siento simpatia por el movimiento slowfood aunque todavia se poco y no conozco a nadie mas. Algun dia les contactare.
En fin declaracion de principios y propositos para la continuidad del Blog.

domingo, 19 de febrero de 2012

Calçotada

Calçotada Calçots cocinándose sobre las brasas en una calçotada. La calçotada es una comida típica de la región occidental de Cataluña; originaria de Valls, en la comarca del Alt Camp, en las últimas décadas se ha extendido y puede degustarse en casi cualquier parte de la comunidad durante el final del invierno y comienzos de la primavera; los calçots, una variedad de cebolletas especialmente cultivada para este propósito, se asan directamente sobre llamas de sarmientos y se comen con la mano, aderezados con una salsa especial, la salvitxada, similar a la romesco. Mientras tanto, las brasas se aprovechan para asar carnes o embutidos para el segundo plato. s se calcina, dejando el interior tierno y cremoso. Tradicionalmente se llevan a la mesa sobre una teja de barro o se empaquetan con papel de periódico, que ayudan a conservarlos calientes. El procedimiento de ingesta — arrancando la capa carbonizada con las manos — hace inevitable mancharse, por lo que es tradicional ponerse un enorme babero que llega del cuello hasta las rodillas. Las fechas típicas para degustar esta especie de cebolla dulce es durante los meses de invierno y primavera. Es costumbre acompañarlos con un buen cava catalán (para los calçots) y con los excelentes vinos de la zona (con el segundo plato, para el que algunos puristas dicen preferir la "botifarra amb mongetes").

miércoles, 10 de agosto de 2011

Receta de crêpes y filloas


Ingredientes
4 huevos grandes (crepes)
1 l de leche entera (crepes)
1 pellizco de sal (crepes)
400 g de harina y 50 g de mantequilla derretida (crepes)
1 cucharada de esencia de vainilla, la ralladura de 1 limón y 30 g de azúcar (estos ingredientes son opcionales y sólo si son crepes dulces)
10 g de cebollino o 10 g de espinacas (opcional sólo si son crepes salados)
Cuando hablamos de Filloas y crêpes la mayoría dice que son diferentes pero la verdad es que son muy parecidas. Las filloas, freixó, afilloa, filloga o fisuelo (varía el nombre dependiendo de la región), son uno de los productos más famosos de la gastronomía gallega y son típicas de la época de la matanza y el entroido o carnaval, tal es así que las auténticas incorporan sangre de cerdo en su preparación. Hay muchas recetas para preparar las filloas, pero todas utilizan al menos harina, leche, huevos y sal. El secreto de las más exquisitas se encuentra en el arte de mantener la temperatura constante de la sartén, piedra o plancha de fundición (filloeira) donde se cuecen y del grosor de las filloas, cuanto más finas más ricas. A diferencia de las crepes de Bretaña francesa, en Galicia las filloas no se hacen nunca con harina integral ni se sirven con huevo, salchicha etc, ni existen las filloas saladas en la gastronomía popular.

Las crêpes, creps o crepas son muy parecidas a las filloas o viceversa, son originarias de la región de Bretaña al oeste de Francia. En esta región francesa encontramos dos platos parecidos: las crêpes elaboradas con trigo candeal y generalmente reservadas a los dulces y las galettes elaboradas con trigo sarraceno o alforfón reservadas a rellenos salados. A diferencia de las filloas incorporan mantequilla a la receta. Espero que os gusten las explicaciones y sobre todo la receta.


Preparación de las crêpes:
01. Lavamos un limón (o si una naranja si preferís su sabor), rallamos sin llegar a la parte blanca de la fruta pues amarga y reservamos.
02. La pasta-crema de la crêpe es bastante fácil de preparar. En un bol echamos la leche, la harina, un pellizco de sal, la mantequilla en pomada y los huevos. Batimos todo con la batidora sin que queden grumos. Dejamos reposar una hora para que acabe de espesar aunque la crema debe quedar suelta.
03. Si son los crèpes son dulces añadimos a esta crema la ralladura de limón o naranja, una cucharada de esencia de vainilla y 2 cucharadas de azúcar.
04. En una sartén antiadherente caliente untamos un poco de mantequilla. Un truco fácil es partir un poco de mantequilla en forma de barra, envolver un extremo en papel de aluminio para poder sujetarla y untar con el otro la sartén. Untamos toda la sartén de esta manera hasta que se derrita la mantequilla, no debe de quedar muy grasienta pero tampoco debemos quedarnos cortos.
05. La primera crêpe es de prueba (yo me la zampo en el momento), es la más grasienta porque la sartén va cogiendo el punto de temperatura y el grado de grasa de la mantequilla, la segunda suele salir ya perfecta.
06. Cuando esté caliente la sartén echamos la crema de manera que cubra todo el fondo, solamente la justa para que queden finas. Yo uso una sartén de 22 cm de fondo y de crema la medida de un cucharón, tal como véis en la foto adjunta (no echéis demasiado porque sino os saldrán muy gordas). Levantamos, inclinamos y giramos la sartén para que la crema se reparta por todo el fondo.
07. La crêpe empezará a cocerse al momento, la tendremos como 15-20 segundos a temperatura media y cuando los bordes empiecen a doblarse hacia arriba (porque están tostaditos) es el momento adecuado para darle la vuelta con el tenedor. Cuando le deis la vuelta si el tono del tostado no es dorado será por falta de huevo, podéis aprovechar para añadir otro a la crema. Doramos por ambos lados y vamos apilando en un plato grande. Continuamos haciendo los crêpes hasta que se acabe la crema. Si lo del tenedor no se te da bien puedes usar el truco de dar la vuelta a la crêpe con un plato como si fuese una tortilla de patata, según vayas cogiendo práctica dejará de ser necesario.

Una vez frías se pueden guardar en la nevera o incluso congelarse, aunque sólo si sobran cosa que en casa no suele pasar…jeje. Y ahí las tenéis tan apeticibles como la foto. Esta receta da para unos 15 crêpes, todo depende del tamaño de la sartén y del grosor del crêpe.

Recién hechas y simplemente con azúcar están deliciosas, pero si queremos algo más elaborado tenemos muchas opciones:
Si son saladas, con un relleno de foie, carne, pescado o marisco
Si las preparamos dulces podemos espolvorear con azúcar glass y gratinarlas para que se glaseen, flambeadas con algún licor, como Grand Marnier o coñac (las famosas crêpes Suzette, llevan una salsa de zumo de naranja y se flambean con coñac), rellenándolas de mermeladas, compota de fruta, trozos de frutas fresca, nata, crema catalana , acompañadas o rellenas de chocolate… ¡Imaginación al poder!

Consejos, curiosidades y diferencias entre Filloas y Crêpes:

Filloas:

01. Yo suelo emplear la sartén de toda la vida (que sea antiadherente) pero podéis encontrar en el mercado sartenes de crêpes (creperas) con los bordes bajos para voltearlas con facilidad. Se hacen una a una y se apilan unas sobre otras para que conserven el calor.
02. La preparación de las filloas es muy similar a la explicación anterior pero con ligeras variaciones en los ingredientes y textura: las filloas suelen ser siempre con harina de trigo, se suele sustituir la leche por caldo si son saladas y la mantequilla por tocino, pero sólo para su cocción. Se prepara una mezcla o crema batida llamada amoado formada por huevo, harina, leche, agua y sal. El verdadero secreto se encuentra en su cocción, especialmente la temperatura constante de la ”filloeira” untada con tocino para que se deslice la crema y la finura a la hora de prepararlas.
03. Las Filloas dulces tienen como base la leche como los crêpes y se acompañan de azúcar, miel, crema pastelera, mermelada, compota de fruta, chocolate. Se le puede añadir a la crema un poco de anis, esencia de vainilla, un chorrito de ron o aguardiente y se toman dobladas por el medio en forma de pañuelo o enrolladas.
04. Las Filloas saladas suelen incorporar caldo del cocido o caldo de marisco y se suele sustituir la mantequilla por tocino de cerdo. Su rellenos suelen ser productos del cerdo, envolviendo un chorizo asado o frito o con cualquier ingrediente del cocido como lacón, orella, cachucha, morro, grelos, etc. En Galicia se suelen comer filloas saladas acompañando al cocido gallego y en época de matanza se preparan con sangre de cerdo, os aseguro que están deliciosas.
05. En Lestedo, muy cerca de Santiago de Compostela, se suele celebrar “A festa da Filloa”. Es una fiesta gastronómica celebrada desde 1984 en el ayuntamiento coruñés de Boqueixón. Nació a partir de la decisión de los vecinos de la parroquia de recuperar una tradición de la comarca de la Ulloa y prolongar los actos del entroido. Se celebra el domingo siguiente al martes de Carnaval, también llamado domingo de piñata. La gran calidad de las filloas se debe a la habilidad de los artesáns para mantener la temperatura indicada de los filloeiros, que son planchas de fundición que se encendienden a partir de las 11.00 horas y donde se puede preparar hasta 1.500 filloas por hora. Los visitantes tienen que canjear su dinero por filloeuros, con los que podrán adquirir las correspondientes filloas dulces o saladas. En la fiesta también son frecuentes otros productos del país como la oreja, el chorizo, el churrasco, la miel, etc. Yo ya he ido varias veces y es un espectáculo sin igual, os lo recomiendo.

Empanada gallega de bonito


Esta es la tipica receta estupenda para llevar cuando vamos de pic-nic. reposada i fria esta aun mejor que recien hecha y es ideal para comerla debajo de un arbol despues de un largo paseo con una bebida fresquita. (agua es lo mejor)


INGREDIENTES
500 g de masa de empanada gallega
3 cebollas
6 tomate pelados (valen de lata)
3 latas de ventresca de Bonito del Norte (3x120g)
1 diente de ajo
Sal y pimienta (al gusto)
Aceite de oliva (10 cucharadas)
1 pimiento rojo
4 huevos
10 cucharadas del aceite del sofrito del relleno(masa)
30 g de levadura en polvo (2 sobres) (masa)
250 c de agua tibia (masa)
600 g de harina (masa)
2 pellizcos de Sal (masa)

Para este plato debemos emplear un ingrediente de gran calidad y uno de los manjares de la gastronomía española: Bonito del norte. Este se captura, uno a uno, en aguas del Golfo de Vizcaya durante la temporada de verano y mediante artes de pesca tradicionales. Su sabor intenso a mar, su carne clara y sus propiedades le han convertido, sin lugar a dudas, en el rey de los túnidos.
En este caso he empleado ventresca, que es la zona situada en la parte inferior del pescado, cerca de la cabeza, y es sin duda la parte más jugosa y sabrosa, la parte de textura más suave y delicada del Bonito del Norte. La componen unos filetes de carne con textura gelatinosa e intenso sabor, ideal para aperitivos y ensaladas. Un tesoro del mar para paladares exigentes, imaginaos el tandem de este compango con una buena masa de empanada, el éxito está asegurado

PREPARACIÓN DEL COMPANGO DE VENTRESCA DE BONITO Y TOMATE:

Abrimos las latas de ventresca y escurrimos muy bien el aceite, que es el que vamos a emplear para el sofrito de la empanada, si faltase añadimos más cantidad de nuestro buen aceite extra virgen.
Reservamos la ventresca.
Introducimos en una cazuela el aceite y cuando esté caliente echamos 3 cebollas en juliana fina, es decir, en tiras finitas. Las pasamos unos 8 minutos a fuego medio hasta que queden transparentes y pochaditas.
Mientras se pocha cortamos el pimiento en tiras y el ajo muy picado. Pelamos los tomates y los cortamos en dados pequeños (si no queréis pelarlos podéis utilizar de lata enteros). Cuando el sofrito de cebolla esté bien blandito echamos los pimientos y el tomate a la cazuela durante otros 8 minutos a fuego lento.
Ponemos una cacerola a hervir. Dejamos un huevo para pintar la empanada y los otros 3 los echamos a la cacerola. Debemos tener cuidado al introducirlos, primero para no quemarnos y segundo para que no se rompan pues se saldría parte del huevo mientras se cuece y queda más feo. El tiempo necesario para obtener un huevo duro será de 10 minutos desde que el agua haya empezado a hervir. Recomiendo añadir un poco de sal al agua hirviendo para que no le salgan grietas al huevo.
Una vez que pasan los 10 minutos sacamos los huevos y los pasamos por agua fría. Pelamos los huevos y reservamos. Cuando estén fríos cortamos a la mitad y sacamos la yema, yo sólo empleo la clara cocida. El que quiera el huevo entero se lo añade todo. Cortamos en dados de 1 cm aproximadamente y los introducimos con los vegetales.
Añadimos los lomos de ventresca de Bonito del Norte y removemos con cuidado para que no se deshaga.
Probamos el relleno y rectificamos con sal, aunque lo más seguro es que no haga falta. Removemos unos minutos y apartamos.
Dejamos que enfríe y apartamos el aceite sobrante en un vaso. Es importante quitar el exceso de aceite para que el relleno quede jugoso y a la vez para emplearlo en la preparación de la masa, tal como explico más adelante.

PREPARACIÓN DE LA MASA DE EMPANADA GALLEGA:

Ya tenemos el compango enfriando, el aceite sobrante en el vaso y ahora ya podemos preparar la masa.
En un bol grande introducimos parte de la harina (que sea normal, para hacer empanada no hace falta que sea harina de fuerza). Dejamos unas 4 cucharadas para ir engordando la masa.
En el centro del bol, con una cuchara hacemos un hoyo, e introducimos la levadura disuelta en el agua.
Batimos con una cuchara de madera desde el centro hacia afuera y vamos poco a poco mezclando con la harina.
Añadimos el aceite del sofrito del relleno y la sal. Seguimos removiendo lo que empieza a ser la masa. Por ahora será una mezcla pegajosa pero firme.
Preparamos la zona donde vamos a amasar, por ejemplo la encimera de la cocina es perfecta. Llenamos la zona de la encimera de harina, sacamos la masa del bol y empezamos a trabajar la masa con las manos.
Poco a poco podremos manipular la masa con más rapidez, se irá quedando elástica y homógenea. Este proceso tarda unos 10 minutos.
Vamos tornando la masa en una bola. Cogemos el anterior bol y lo enharinamos. Introducimos la bola de masa en él.
Tapamos el bol con un trapo de algodón durante una hora y ahí tenemos la masa para poder empezar a preparar la empanada de ventresca o la que más nos guste.

PREPARACIÓN DE LA EMPANADA DE VENTRESCA DE BONITO DEL NORTE

Dividimos la masa de la empanada en dos partes similares. Las amasamos otra vez en dos bolas de masa para poder trabajar bien con ellas.
Enharinamos la encimera de la cocina y estiramos la masa con el rodillo. Hacemos la base que tendrá el tamaño de la bandeja de horno. La estiraremos lo más fina posible con ayuda del rodillo. Ponemos sobre la bandeja un trozo de papel para horno y encima la base cortando el sobrante si se necesitara.
Añadimos el relleno de la ventresca bien escurrido de aceite (escurrido pero algo aceitoso y jugoso para que salga bien rica) y lo estiramos por toda la base. Es muy importante que el relleno esté frío para que la masa aguante bien.
Tapamos con la otra mitad bien estirada y la sellamos por los bordes trenzando la parte inferior sobre la superior con la ayuda de un tenedor o con la ayuda de los dedos, de derecha a izquierda y luego presionando.
Hacemos un pequeño agujero en el centro para que respire la empanada y con un tenedor pinchamos por distintas zonas, así no hinchará. Adornamos con tiras o cordones de la pasta sobrante.
Pintamos la empanada con una mezcla de huevo batido y un poco de leche (es un pequeño truco para que quede dorada pero no se queme) con ayuda de una brocha de cocinar.
Precalentamos durante 5 minutos el horno a 180ºC y luego metemos la empanada a la misma temperatura, primero en la parte de abajo del horno (unos 20 minutos) y luego otros 25 minutos en el centro. Cuando esté bien doradita la sacamos.
¡Y al fin la empanada! Tened cuidado al sacarla de la bandeja porque aún estará caliente y es fácil que se rompa.
Cortadla con una buena tijera cuando este templada y buen provecho.
Gracias Alfonso Lopez por esta detallada receta. Tiene muchas mas en www.recetasderechupete.com



Pulpo a feira


Quien no haya probado el pulpo a la gallega está perdiendose unos de los platos más representativos nuestra gastronomía. Cualquiera que visite Galicia no debe dejar de desgustarlo, en cualquier taberna, restaurante, en uno de los puestos de pulpeiras distribuidas estratégicamente por toda la provincia o en cualquier fiesta o feira que se van turnando de domingo en domingo durante todo el año. Para mí, una de las mejores es la de Quiroga donde las pulpeiras suben con su caldeiro de cobre y un buen par de tijeras y lo único que tienes que hacer es pedir todas las raciones que quieras. Me gusta tomarlo al aire libre cerca de la pulpera porque toda la calle huele al hervor del pulpo. Siempre suelen colocarse las pulperas junto a un local que sirva pan y vino para acompañar el pulpo.

Si no estas en Galicia no te queda mas remedio que prepararlo en casa. En un restaurante no es lo mismo, no tiene la magia del aire con sabor a pulpo, el pan cortado con los dedos, los platos de madera, esa sal gorda por encima del aceite y el pimentón. Lo mejor es acercarse cada año a Galicia y preguntar donde hay pulpera hoy, haces unos kilometros hasta el pueblo que este en feria y a comer.

Lo más importante a la hora de preparar pulpo es conseguir la consistencia perfecta, pillarle el punto: que no esté muy blando ni muy duro, un poco duro nada más para que no tengas dificultades a la hora de hincarle el diente. Por eso para este plato que estoy seguro váis a cocinar en casa os recomiendo que lo compréis congelado, así nos evitamos tener que mazarlo y de esta forma no nos saldrá duro como una piedra.

Preparación:

01. Es muy importante ablandar el pulpo antes de cocinarlo, yo he visto como lo hacían golpeándolo contra la piedra en la Isla de Ons, pero por suerte si lo congelamos el resultado es prácticamente el mismo, ayuda a que la carne quede más tierna. Así que lo único que debemos hacer es congelarlo si lo hemos comprado fresco o comprarlo directamente congelado.
02. Sacamos el pulpo un día antes del congelador y lo pasamos al frigorífico para que se descongele. Es importante hacerlo en una cazuela o un bol grande pues va a soltar mucho líquido y puede desbordar. A la hora de cocinar lo pasamos un poco por agua fría para quitar posibles impurezas.
03. Ponemos una cazuela (la más grande que tengamos) al fuego con agua y una cebolla pelada entera, no añadimos sal pues el pulpo se sala al final, en la presentación. Cuando rompa a hervir añadimos el pulpo, lo cogemos por la cabeza y “lo asustamos”, esta técnica consiste en meter y sacar el pulpo 3-4 veces de la cazuela para conseguir que el pulpo se quede tieso y no se le caiga la piel durante la cocción.
04. Cocemos el pulpo durante unos 45-50 a fuego medio dependiendo del tamaño. Hay que pincharlo de vez en cuando para ver como está de duro. La primera vez que lo cocinéis os costará cogerle el punto pero luego os saldrá de perlas.
05. Mientras está cociendo, pelamos, lavamos y troceamos las patatas a la mitad. Reservamos.
06. Cuando acabemos de cocer el pulpo lo dejamos reposar unos minutos y luego lo sacamos a una fuente. En la misma agua echamos las patatas y cocemos durante 15 minutos. Si no quieres que cojan el color rosado puedes hacerlas en otra cazuela, eso depende de cada uno, a mí me gustan con el sabor al pulpo.
07. Cortamos el pulpo con unas tijeras de cocina, las patas en trozos de 1 cm de grosor y la cabeza en trozos pequeños.
08. Lo servimos en plato de madera con una base de patatas. Salamos con sal gorda, espolvoreamos con el pimentón (picante o dulce) y rociamos con un poco de aceite. A mí me gusta aliñarlo también con un poco de agua de la cocción

Agradecido a Alfonso Lopez pore su receta en www.recetasderechupete.com

martes, 9 de agosto de 2011

Brazo de gitano con pimientos asados


Ingredientes:
Plancha de bizcocho
4 huevos
120gr de azúcar
120gr de harina
Un pellizco de sal

Relleno
1 paquete de pimientos asados en tiras
1 lata de anchoas
2 latitas de atún
1 ó 2 cucharadas de mayonesa
2 huevos duros para adornar.

Preparación del bizcocho:
Precalentamos el hornoa 180º.
Colocamos la mariposa, ponemos los huevos y el azúcar. 6 minutos, 37º, vel. 3. Al terminar, programamos el mismo tiempo y velocidad, sin pinchar temperatura. (la lucecita quedará encendida, pero recordad, que es el calor residual del vaso)
Incorporamos la harina y programamos 4 segundos al 2. Quitamos la mariposa y terminamos de envolver bien con la espátula, con movimientos suaves.
Extendemos este mousse, sobre la bandeja de horno forrada con papel de hornear, extendemos y alisamos bien. Horneamos durante 10 minutos.
Una vez horneada, cogemos el papel y volcamos la plancha sobre un paño humedecido en agua. Enrollamos y dejamos enfríar.

Preparación relleno:
Dejaremos unos cuantos pimientos para decorar.
Todos los ingredientes escurridos dentro del vaso y programamos 2 segundos al 5.

Montaje:
Una vez este frío el bizcocho, lo desenrollamos y extendemos la pasta del relleno sin llegar a los bordes de la plancha. Volmemos a enrollar y lo pasamos a la bandeja donde lo vayamos a servir. A los laditos del brazo, pondremos dos tiras de papel de aluminio para no manchar la bandeja, al untarlo con mayonesa (sin exceso, lo justo para que luego se pegue el huevo) y espolvorearlo con huevo rallado o decoración al gusto.